Capítulo 25: Otoño.

shoes

Finalmente ha llegado el otoño. Los árboles ya están tornándose naranjas y las hojas comienzan a caerse. El bosque que queda de camino al instituto esta hecho todo un mosaico de colores cálidos. La llanura tras mi casa por su parte se mantiene igual, verde y sin muchos cambios. Seguro no tardara mucho en tornarse de color dorado.

Octubre.

Como me encanta este mes.

El viento sopla a veces de manera tenue y otras tantas impetuoso. Algunas veces se siente incluso frío en los mediodías, cosa que me agrada. Aunque tengo mis serias dudas de que este otoño sea igual que los anteriores; con este clima tan extraño no me sorprendería que hiciera calor en vez de frio. Espero y no suceda.

Hoy se celebrará el festival de otoño acá en Longmont. No sé si les hablé alguna vez acerca de él, pero déjenme decirles que ese festival es una de mis tantas razones del por qué octubre es uno de mis meses preferidos. Hemos quedado de ir con los chicos al lugar. Nixon, Jennel y Khana nos acompañaran. Supongo que entre mas vayamos mejor será; al final todos ellos son bien animados. Además, Nixon me comentó que posiblemente sea hoy cuando le diga Karla sobre sus sentimientos. Karla por su parte, desde aquella vez que le comenté acerca de Nixon, no me ha mencionado nada, aunque he podido notarla algo extraña. Últimamente se la ha pasado hablando con Nixon, y no solo en los momentos en que estudian, sino todo el día. Él y Karla se sientan juntos, uno a la par del otro, y entre cada clase hemos notado con Cori como se la pasan cuchicheando y enviándose notas a cada minuto. También he visto como se la pasan enviándose mensajes de texto y llamándose por el móvil. Karla siempre sonríe cada vez que recibe un mensaje de texto y por su expresión puedo notar que le hace realmente feliz.

Espero y Nixon tenga suerte. Al final, lo único que deseo es la felicidad de Karla. No pido ni más ni menos, y espero que quien vaya a ser la persona de la que Karla se enamore lo tenga en cuenta, o correrá sangre.

Ya hacen unas cuantas semanas que pasó el aniversario de la muerte de Emily, la hermana de Cori. Fuimos junto con él a la tumba de Emily y estuvimos por un largo rato ahí. Fue bastante emotivo la verdad. Ver a Cori llorar como lo hizo ese día es realmente algo que le partiría el alma a cualquiera. Son momentos como ese los que me hacen darme cuenta cuan frágil es él. Esa faceta de chico que sobrelleva muchas cosas sin darle importancia, esa quietud con la que deja pasar tantos problemas, esa habilidad tan nata para ser tan fuerte ante todo y para proteger lo que ama, es, en momentos como aquél, en los que se derrumba en su totalidad y se entrega a la tristeza y al llanto por haber perdido algo que realmente ama.

Él posiblemente no es tan distinto a mí.

Ya son alrededor de las cuatro. Hemos quedado de ir recogiendo en el camino a los demás. André y Kathy vendrán también, y como la casa de Khana, Karla y Cori quedan de camino al festival, pasaremos por ellos. Jennel y Nixon nos esperaran en el Instituto.

El festival de otoño se celebra en un gran predio mucho después del Instituto. El lugar está pasando las vías férreas, justo después de un pequeño arrollo. El predio, tras si, tiene un enorme bosque y, a su lado izquierdo una llanura inmensa, como la que está tras mi casa. Es curioso, pero aquí en Longmont abunda la vegetación, al menos en las afueras.

—¡Sasha!—grita André—. Entraré al baño primero ¿Vale?

—¡Bien!—le contesto.

Son a penas las cuatro, pero conociendo a André y a Kathy, tardarán un buen rato en prepararse. No los culpo. Estar en la bañera, en agua tibia, escuchando música y pensando en tonterías es algo que vale la pena para relajarse. Los exámenes en el instituto han estado de lo peor y el señor Donovan se ha puesto un poco ogro últimamente. Creo que a ese señor lo que le falta es follar con alguien. No lo sé.

Por su parte, André, ha estado algo ocupado con sus tareas de vacaciones de semestre. Dice que el siguiente mes que regrese tendrá que entregarlas y se ha puesto manos a la obra. Hace unos días vi como leía un folleto del grosor de algunos dos dedos y me comentaba que de ahí lo más que le preguntarían eran algunas tres boberías. La universidad puede ser algo cruel a veces.

—¿Qué crees que me quede mejor?—me pregunta Kathy, asomándose por la puerta de mi habitación.

¡Diablos! ¡Anda en ropa interior! Creo que estoy babeando. Ok, Sasha, contrólate. Bofetada mental ¡Regresa en si! Sacudo mi cabeza y trato de actuar lo mas normal posible. Esto es realmente tentador.

—¿Decías?—inquiero tratando de no volverme a embobar

—¿Qué cual crees que me quede mejor?—me dice mostrándome una camisa de color gris con rayas fucsia en una mano y una de color lila en la otra.

—Este… ¿Ambas?

—¡Hombres!—exclama ella.—En fin, creo que el mas indicado para esto es André. Ahora… ¿Te gusta mi ropa interior?

—¿¡Que!?

—¡Ajá! ¡Picaron!—me dice riéndose—¿Así que me mirabas deseoso?

—¡Espera…yo…!

—Niégalo.

—¡Carajo! ¡Bien!—le exclamo sonrojado—Si…miraba.

Kathy suelta una carcajada y mientras se va, riéndose por el pasillo de mi, grita por André en busca de ayuda para escoger su ropa, pero tal parece que llega al mismo punto y él no puede ayudarle mucho. Ella es bastante cruel—en el buen sentido—solo miren lo que ha hecho. No es justo. O bueno, si tal vez, ella ha visto mi erección de la vez pasada. Supongo que es un pago…o eso creo.

—Por cierto—Dice Kathy, asomándose nuevamente—Límpiate ahí, que babeas.

¡Mierda! ¡Es cierto!

Esperen. Un mensaje de texto. Es Cori. Saben, hoy que menciono a Cori, últimamente hemos estado pasando bastante tiempo juntos. Hace unos días fuimos a la ciudad a comer crepas. Fue algo raro. Esto de tener una… ¿Cita? Si, puedo llamarlo cita, con mi mejor amigo es demasiado extraño. Es que fue tan espontaneo, que ese día Cori apareció de la nada, me dijo “Zapatos, chaqueta, tus patines en una mochila y nos vamos” Me tomó del brazo y puff!, en un abrir y cerrar de ojos estábamos en el puesto de crepas de la ciudad, comiendo, juntos y sin nadie más.

—¡Quiero seis crepas de chocolate y fresas, por favor!—Ordenó Cori—¿Tú cuantas quieres, Sasha?

—Eh… ¿Dos?

—No entiendo como es que comes tan poco.

—Acababa de almorzar cuando apareciste—le refunfuñe.

—Yo también—me dijo soltando una carcajada—pero son crepas de las que estamos hablando.

—Eres un glotón.

—Yo te amo—me dijo, sin pensarlo dos veces.

Me quedé perplejo por ello. Normalmente solo suelo sonrojarme y ya, pero esa vez me quede pasmado porque me lo había dicho tan repentinamente y sin pensarlo, aparte de ello ni se tomo la molestia de ver si la señora que nos atendía lo estaba escuchando. Simplemente lo hizo y ya. ¡Es que no comprendo como carajos le hace! Luego de eso tuve que recostarme en la mesa y esperar a que el efecto pasase.

—¿Te sientes mal?—me preguntó, mirándome con curiosidad.

—A veces te odio.

—¿Qué?

—En el buen sentido, Cori. Provocas que me altere…y simplemente haces que me enamore más de ti. ¡Eres un salvaje!

El simplemente me sonríe y me pellizca una costilla con su dedo haciéndome cosquillas.

—¿Algo así como Tarzan?—me dijo entre risas.

—También te amo ¿Sabias?

—¡Bestia salvaje y sin escrúpulos!—exclamó Cori—¡Lo ves! Tú también me alteras, de la mejor manera posible.

Las crepas llegaron y la señora nos veía raro. Fue un poco incomodo y justo antes de irse soltó su inquietante duda.

—¿A caso ustedes son…?

—¿Amigos?—indagó Cori.

—Iba a decir pareja—advirtió ella haciendo una mueca que denotaba curiosidad.

—¿Lo somos Sasha?—me pregunta Cori.

—¡Deja de echarme la carga!—le refunfuñe.

—¿Lo ve, señora?—le dijo Cori sonriendo—Tal parece que no.

—Le dijiste que lo amabas—le recuerda ella.

Tal parecía que la señora si estaba bastante empecinada en saberlo. Quien sabe por qué, pero su curiosidad era enorme. Igual, supongo que era de esperarse que lo preguntara. Cori me dijo que me amaba tan descaradamente y pues, las circunstancias permitieron a la señora estar ahí para presenciarlo.

—¿Y usted no le dice a sus amigas que las ama?

—Si, suelo hacerlo.

—Pues este chico de acá es mi mejor amigo. También puedo decirle que lo amo. ¿O va contra las reglas?

—Eso no es algo de hombres.

—Tengo un enorme pene entre las piernas y me gustan las chicas. Para mi es suficiente—le dijo Cori tomando una crepa y dándole una mordida.—Además de ello me he enamorado de lo mas hermoso del mundo.

—Eso no me dice mucho. Ustedes se miran raros, la verdad.

—Entonces el que usted se lo diga a sus amigas seria lésbico—le advierte Cori sin vacilar—y sería igual de raro.

—Eres un mocoso insolente—espetó ella enfadada.

—Gracias—masculló Cori con un gran bocado de crepa, sonriendo con tanto sarcasmo como le fue posible

Tuve que contener una carcajada, tanto por respeto a la señora como por la evidente situación que podía empeorar si me reía.

La mujer, poco satisfecha con la respuesta y lo sucedido, tuvo que aceptar que había perdido. La verdad es que fue de mala educación el que Cori se lo dijera, pero hasta cierto punto, la señora también fue maleducada por la manera en la que lo preguntó.

—¿Qué ha sido eso de hace poco?—le pregunto un poco sorprendido.

—Hoy me levante con grandes deseos de pasar tiempo contigo. ¿Si? Siempre quiero pasar tiempo contigo y casi no podemos. Y Ahora que lo hacemos no voy a dejar que nadie me joda el rato.

—Pudiste haberle dicho, tú sabes… lo qué realmente pasa con nosotros.

—¿E incomodarte más? No gracias. No quiero que nadie lastime lo que con tanto esfuerzo protejo. Si tú no estás cómodo, Cori tampoco está cómodo—me dijo dándole otro mordisco a su crepa.

Y es así como el tonto de Cori hace que me de cuenta cuan importante soy para él. Aunque lo haga de la manera menos convencional posible, simplemente me provoca esa sensación tan agradable de paz y tranquilidad, de calidez y de despreocupación. No sé en qué estará el secreto del como lo logra, pero el efecto que causa simplemente me conforta.

Ese día nos la pasamos tonteando por toda la ciudad, yendo de un lado a otro, fuimos a ver una película e incluso fuimos a la plaza a patinar un poco. Ya hacia un buen tiempo que no iba a la plaza, y además me dio la oportunidad de volver a utilizar los patines que mis padres me regalaron. Tuve pensado en un momento irme con ellos al instituto pero si lo hacia se me desgastarían demasiado rápido, así que mejor opte por seguir yendo en bicicleta. En fin, fue tal y como Cori lo definió: El día de Cori y Sasha. Ese día regresamos caminando por sugerencia mía. A pesar de que es un tramo bastante largo, el venir con Cori hablando hizo que el camino ni se sintiera. Igual, quería mostrarle a Cori la vista de la montaña Longs Peak al atardecer. Fue realmente hermoso.

Mientras regresábamos, que por cierto, en todo el camino Cori no me soltó de la mano— Ni tan siquiera cuando pasaban los malditos autobuses que por suerte iban casi vacíos—Cori me comentaba que el asunto de sus padres estaba mejorando. El problema del divorcio ya no se escuchaba más y, pues, respecto a las peleas, nada había sucedido en los últimos días. Aun así, pude notar a Cori algo decaído mientras me lo contaba. Supongo que aun carga con ese peso encima, esa sensación de ser una carga para sus padres. Sé que Cori se siente mal, sé que le dolió darse cuenta de la manera en la que fue concebido. Es tan atroz. De solo pensarlo me molesta el hecho de que sucediera de esa manera. ¿Violación? ¿Una maldita violación? No entiendo como pudo un ser, como Cori, tan perfecto a mis ojos, ser concebido porque su padre en un principio violara a su madre. ¿Es que acaso era necesario que lo supiera? ¿Es que era tan necesario cargarle con algo que pudiese lamentarse? Conozco a Cori, sé que hay cosas que él no puede pasar por alto y están ahí, como una espina haciéndolo sufrir. Es por eso, y por muchas cosas mas, que trato en la mayor manera posible de aminorar sus cargas, tanto las de Karla como las de Cori, porque me importan, porque no quiero velos tristes ni con los ánimos por los suelos, y haré posible mi cometido así sea me toque dañar a alguien mas, si es por ellos no me importa. Soy alguien egoísta en ese punto, insensible tal vez para con los demás, pero lo que es importante en mi vida no pretendo dejar que lo lastimen.

—Será un lindo atardecer—expresó sonriente—. Y creo que será de los mejores.

—Supongo que si. Igual, ha sido un día de lo mejor.

—¿A sí?— me pregunta con curiosidad.

—Bueno, nos la hemos pasado bien—le contesto mirándolo a los ojos. Cori aun sonreía—. Además, hemos estado todo el día juntos.

Cori se sonrojó y bajó su mirada. Es raro ver que suceda. Normalmente soy yo quien se pone de esa manera, pero en las pocas veces en las que logro esa reacción en él siento alivio. No lo sé, pero tal vez alivio de saber que puedo hacerlo sentir cuan importante es para mí. Eso es lo que siento cuando Cori logra hacerme sonrojar y es algo que no quisiera cambiar nunca.

—Pensé que te ibas a negar—me advirtió aun cabizbajo. Su nariz estaba un poco roja.

—¿Por qué iba a hacerlo?

—Bueno, es una cita. ¿Con un chico?

—Buen punto—le contesté pensativo—. Aunque era contigo, y, pues considerándolo, tú eres tú. ¿Te basta la respuesta?—le dije un poco sonrojado.

—Supongo—me dijo con la misma cara de pena que la mía—. Te amo ¿Sabes?

—Lo sé—le expresé con una voz bastante nerviosa. En ese momento sentía la cara tibia—Me lo demuestras cada minuto de mi vida.

—¿Te incomoda que lo haga?—me interrogó, mirándome a los ojos.

—Si lo hiciera, tonto, no vendría caminando contigo tomados de la mano.

Él me sonrió, apretó más mi mano y, sin soltarme, continuamos nuestro camino hacia casa. Fue en silencio, lentos en nuestro paso, y, estoy seguro, que Cori al igual que yo, no quería que eso se terminara. El atardecer pintaba las montañas de naranjas y purpuras y el viento soplaba de manera leve, sin alterar nuestro silencio que era más que sobrecogedor. Fue un momento bastante especial la verdad, porque son una de las pocas veces en las que puedo compartir algo mas personal con Cori, a parte de ello, son en momentos como ese en los que vuelvo a recordar que él es capaz de todo con tal de ver feliz a la persona que más ama y que él es feliz con el simple hecho de que yo lo sea. Ok, ya me sonroje de nuevo. ¡Carajo! ¡Lo amo!

El mensaje de Cori de hace poco decía que alguien mas nos acompañaría. Una prima de Cori. Tal parece, ha llegado de visita e ira con nosotros al festival. «Tengo tanto que explicarte al respecto. Por favor, ten paciencia» decía el mensaje. Bueno, supongo que Cori tal vez exagera en cuanto a su prima. En fin, nos acompañara. Espero y no le importe que vayamos tantos.

Hoy, 12 de Octubre, es el cumpleaños de Cori. Antes de llegar al festival pensamos pasar por la casa de Nixon y Jennel a celebrárselo. Karla ha comprado el pastel y lo ha llevado hasta allá y por su parte nuestros amigos alemanes me han ayudado con la ambientación del lugar. Nixon es un excelente DJ. Me impresionó sinceramente cuando me mostró una de sus tantas mezclas de música, en especial cuando me mostró una de Florence Welch que tanto me gusta. Khana dijo que ella también llevaría comida, y siendo así, comeremos delicioso. En fin, supongo que duraremos despiertos hasta el día de mañana, no seremos muchos celebrando, pero con los que vayamos será mas que suficiente, tomando en cuenta la clase de personas atolondradas que somos. A parte de ello el festival dura hasta altas horas de la madrugada, así que habrá mucho con qué tontear

Tomo una ducha rápida y me dispongo a cambiarme. Los chicos ya están listos y yo, en menos de veinte minutos termino de prepararme, pero antes de irme le doy de comer a Ave. Así decidimos ponerle al pequeño canario que Carol me dio para que lo cuidara. Hace días que puede volar pero Ave no ha querido irse, así que decidí comprarle una pequeña jaula en donde pueda dormir. El resto del día se la pasa rondando por toda la casa. Espero y el gato que ronda por ahí no se lo coma o si no habrá puré de gato.

Hace unos días fui donde Darien a visitarla. Le comenté del festival y me dijo que ella siempre asistía. Tal parece que Darien hace jalea de frutas y las vende. Me comentó que su jalea de calabaza es sabrosa. Incluso me dio un poco para probar. Me casaré con esa mujer si me prepara todos los días de esa jalea con pan tostado. ¡Estaba sabrosa! Llevare dinero extra para comprarle tantas como me sean posibles. Soy un adicto a lo dulce, que puedo decirles.

Termino de amarrarme mis zapatos Converse—que por cierto Karla les ha dibujado dos caras graciosas con plumón permanente en la punta—y nos disponemos a pasar recogiendo a los chicos. Ya son las seis así que es mejor que nos apresuremos.

En el camino nos la pasamos tonteando con André y Kathy. Caminar con ellos es bastante divertido. Nunca paras de reír. Unos minutos después llegamos finalmente donde Karla, quien nos espera sentada en el pórtico de su casa, con su móvil en la mano. Seguramente habla con Nixon. Ella sonríe.

—¿Nos vamos?—le dice Kathy.

Ella se pone de pie, y continuamos caminando. En el camino puedo notar como el bosque ha dado un cambio radical en sus colores. El campo de girasoles del señor Hamilton no se encuentra produciendo por el momento, mas sin embargo su plantación de calabazas está dando frutos. Como siempre, su granja es bien productiva. Seguramente entrará al concurso de la calabaza más grande en el festival.

—¿Nos subiremos a la rueda de la fortuna?—pregunta Karla.

—A mi no me gustan esas cosas—refunfuña André—Me mareo. Creo que me da Vahído, o que se yo.

Todos nos echamos a reír por tal revelación. André por su parte hace un puchero, seguramente no le hace tanta gracia, pero de todas maneras no deja de ser algo gracioso.

Puedo ver a Cori, sentado como siempre en una banca a la orilla de la calle. En la misma posición en la que siempre suele esperarnos cuando vamos camino al instituto, con sus pies estirados, acomodados en sus talones y con sus manos en las bolsas delanteras de su suéter. A su lado hay alguien más. Su prima seguramente

—Un día de estos me haré anciano esperándoles—nos dice cuando nos ve acercarnos.

—Culpa a André—le digo encogiéndome de hombros—se estuvo una eternidad en la bañera.

—¡Bah!—rezonga André—como si masturbarse bajo el agua fuera algo tan sencillo.

Kathy le da un manotazo en el brazo y se hecha a reír junto con Karla y la chica que acompaña a Cori. Debo de darle crédito a André. Él tiene toda la razón, no es tan fácil como se mira. Cori me guiña un ojo y se muy bien que es lo que trata de decirme: “Eso requiere de técnica”.

—Por cierto, les presento a mi prima—dice Cori poniéndole una mano en la espalda a la chica, que seguramente es de nuestra misma edad—.

—Casey, gusto de conocerlos—saluda ella.

Todos saludamos al unísono con un Hola y con una sonrisa. De atrás de ella aparece otra pequeña niña, tímida, que se esconde tras Casey. Tiene unos ojos hermosos.

—¿Quién es esta lindura?—dice Karla agachándose a saludar a la niña—¿Cómo te llamas?

—Andrea—le contesta ella un poco tímida.

—Se parece bastante a ti, Casey—le dice André a la chica—. Pero también tiene cierto aire a…

—Es mi hija—advierte ella.

Me atraganto con mi propia saliva y toso descontroladamente. Los chicos se han quedado con cara de estúpidos por tal revelación, mirando a Cori en busca de una respuesta de si es cierto o falso lo que ella dice. El solo se encoge de hombros y asiente.

—Si, es hija de Casey.

—¿¡Que!?—inquirimos todos en unísono, perplejos.

—Sexo—masculla ella con desdén—. Deja del lado el condón y luego obtendrás un hermoso regalo de nueve meses.

—Venga, pero si eres tan joven—le digo algo sorprendido.

—Dieciocho—dice Cori—acaba de cumplirlos.

—Como dije—reitera ella—He aquí mi hermoso regalo. Creo que debí haber salido en un reality show de esos de MTV.

—Me alegra saber que pensaste en lo mejor—advierte Kathy—tú sabes.

Casey asiente y sonríe. Sé a lo que Kathy se refiere. El aborto. Pudo tal vez Casey haber tomado esa decisión tan cruel e inhumana, pero prefirió tener a Andrea. Me alegro al igual que Kathy por Casey. Debemos hacernos responsables de nuestros actos y no ser cobardes, que de alguna manera todo tiene solución.

—¿Ira con nosotros?—pregunta Karla.

—No. Mi madre la está esperando cerca del instituto para que vaya con ella al festival—le contesta Cori.

—Pero mira que lindos ojos—se le acerca André sonriéndole.

Andrea ha perdido un poco de su timidez y sale un poco de las espaldas de su madre.

—¿De quien crees que los sacó?—advierte Casey.

—¿Del papá?—pregunto.

Casey y Cori se dirigen una mirada entre si y ambos suspiran. Puedo notar que Casey se mira algo preocupada, por su parte Cori se mira impaciente.

—Chicos…—dice Cori, tomando de la mano a la niña, haciendo una breve pausa. Voltea a ver a Casey y esta le asiente con la cabeza. Finalmente continua hablando.—les presento…a mi hija.

Silencio. Todos nos hemos quedado en silencio y atónitos. Cori dijo ¿Hija? Esperen. Los ojos de esta niña son de color verde. ¡Son como los de Cori! ¿¡Dijo hija!? Esto no puede estar pasando.

—¿Perdón?—inquiero ensimismado en mi sorpresa.

Cori voltea a verme y en su cara de preocupación puedo notar que también tiene miedo.

—Creo que hay algunas cosas que debería de habértelas dicho hace un tiempo—musita.

Continuara.

Ending:

Próximo capitulo el: Domingo 30 de Septiembre de 2012

Autor: Luis F. López Silva

Todos los derechos reservados ©

3 pensamientos en “Capítulo 25: Otoño.

  1. Kamira Méndez

    He quedado anonadada O.O, asombrada y con un millón de preguntas O.o?
    Cori, padre, como, cuando, donde… Creo que Sasha y Karla deben estar bastante, pero bastante confundidos…
    espero bastante curiosa el capitulo de la próxima semana para poder aclarar las dudas que me dejo este capitulo.

    Responder

¿Qué tal te pareció el capítulo? :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s